Menú Cerrar

Brujas y Emociones (Pociones) chibi agenda 2021 2022

Así empiezo y explico por qué y para qué hago las chibi agendas BRUJAS y EMOCIONES (Pociones).

Si la vida me da un palo, ¡me hago una escoba y a volar!

A la venta en amazon, anual, semestral, escolar, numerología, perpetua, etc…

 

BRUJAS  Y EMOCIONES (Pociones)

Siempre me ha fascinado el mundo de la magia y siempre he deseado tener poderes como Harry Potter. ¿Y quién no?

Creo que en el fondo todas las personas tenemos cierto “poder”. Nuestra intuición, nuestra experiencia, nuestra vida y cómo lo apliquemos cada día. Si quiero, puedo.

Os cuento de donde me viene el tema de las brujas y porqué escribo y comparto todo esto…

Siempre he querido saber quién soy, así que no he parado de preguntar y mirar a Dios, horóscopos, tarot, numerología… Con algunos detalles veía coherencia y con otros para nada.

Un día, una amiga quería que cogiera su péndulo y claro, no se movía nada de nada, qué triste, en serio. Pero le pregunté, “¿qué son esas llamas plateadas alrededor de la cadena?” Tras pensarlo y dudar, acabó diciendo, “quizá puedes ver el aura”… Y así fue… Estaba viendo el mío. El suyo era lila y realmente impresionante.

Así que sí, puedo ver colores y formas de nuestra aura. A través de mi péndulo veo y pregunto por cualquier persona, aunque no te conozca de nada. ¡Es genial! ¡Por fin tengo algo propio!

También cuando vi unas páginas sobre brujas wiccana celta y los cuatro elementos me sentí identificada totalmente así que sigo investigando y sintiendo qué forma parte de mí.

Cuando estuve en la plaza del Castillo de Edimburgo, sentí que allí me habían quemado. Desde pequeña, que me cayó aceite hirviendo a los seis meses, le tengo muchísimo respeto y fascinación al fuego. Y como soy zurda, en aquella época, sin duda me hubieran tachado de mala bruja.

Cuando me senté a meditar en el mágico Glastonbury vi dragones como en sombras chinescas y, en mi primera regresión al pasado (yo pensaba que acabaría en Japón para entender mi vinculación con ese país), según me guiaba la mujer, le contestaba.

—¿Dónde estás?

—Entrando por el Chalice Well bajando hacia el Tor. Hay una explanada gigantesca, con casas árboles, un castillo blanco transparente de cuarzo al fondo, hay luz gracias a las piedras de cuarzo, pero no hay nadie aquí. Debería haber alguien, sé que deben estar en alguna parte, pero no recuerdo nada.

—Entonces profundicemos un poco más, baja otras escaleras, 10, 9, 8, 7…

—Ay, sí, están detrás de esa puerta (con el pomo del duende verde de Beltane). Están todos ahí detrás. ¡Estoy impaciente de entrar!

Nada más atravesar la puerta veo a todo tipo de seres, con orejas puntiagudas, pelo a dos colores como con mechas, todos felices de verme, como dándome la bienvenida, que por fin vuelvo de mi viaje de “allá arriba”… de la Tierra. Todo felicidad y alegría. Hablamos sin hablar, mentalmente. Reconozco a otros seres. Soy como un hada mariposa (sirena).

—¿Cómo te llamas?

—No tengo nombre, no tenemos etiquetas, aquí no nos hacen falta. Somos quienes somos.

—¿Quién es tu familia?

—Todos somos uno, todos pertenecemos al mismo lugar. Todos somos familia.

¡Ains! ¡Qué bonito volver al hogar!

Parece que acabé en la quinta dimensión, en algún lugar remoto de la galaxia, en nuestro origen.

Pero claro, yo me preguntaba, si a mí nunca me habían gustado las hadas. ¿Qué ida de olla era ésa? Hasta que caí en la cuenta, tras décadas de baja autoestima, nunca me había aceptado como era, o sea, no me gustaban las hadas porque no me gustaba yo. Así de simple. Y desde que me acepto (aunque mi familia y especialmente mis hijas creen que todo esto son las “cosas raras” de mamá)… siento que quiero compartir todo lo que “sé” y siento…

También me gusta mucho el concepto de bruja azul. O sea, sabemos que están las de magia blanca (todo bondad y candor) y las de magia negra (con ganas de hacer el mal a alguien), pero una bruja azul es aquella que es buena, pero si tiene que “devolvértela”, lo hace. No nos quedamos con la bofetada y calladas. Es como con el aikido, usamos la fuerza del oponente para defendernos y contratacar si es necesario.

Con el campo de las emociones, pasa lo mismo, si uno siempre recibe o da, queda descompensada la balanza así que la cuestión es aprender también a pedir.

Si a todo esto mezclamos mi pasión por Japón desde pequeña, el descubrimiento del Reiki, del Chi Kung, de las Constelaciones Familiares, de la PNL… Mi conclusión es que todo viene de lo mismo, con matices, pero el fondo es común. Yin yang, equilibrio. El Tao.

Por eso en estas agendas, libretas y demás merchandising os muestro a nuestros chibi guardians, a quienes nos protegen en el día a día en este mundo: desde brujas, sailors, horóscopo chino, animales y elementos, numerología y tarot, chakras, emociones. Sí, por lo que sea, yo todo lo relaciono y así lo vivo. ¡Las e(m)pociones las tenemos dentro!

¿Cuál es tu historia? ¿Me la cuentas?

*****

¿La quieres?

¿ERES BRUJ@? ¡OJALÁ!

—Pareces una bruja —dijo él.

—¡Ojalá! —respondió ella.

—¿Ojalá? ¿Qué mérito tiene ser bruja?

—Te lo voy a contar:

Una bruja es una mujer que está conectada a la naturaleza; conoce el poder de las plantas y entiende el lenguaje de los animales. Viaja entre los mundos y se comunica con el gran espíritu.

Una bruja se alma y alma a todo ser vivo, respeta y es capaz de escuchar sin juzgar, y de sanar un corazón roto.

Ser bruja es conocer el poder que hay en tu interior, disfrutando de quién eres sin menospreciar a nadie.

Las brujas danzan y cantan sin complejos, descifran los mensajes de la luna y el viento y se bañan desnudas en ríos y mares.

Hacen magia en sus hogares. Con un buen caldo o puchero calientan tu cuerpo y tu alma.

Las brujas disfrutan de su sexualidad y la utilizan para co-crear.

Hay brujas que cantan y brujas que escriben.

Otras hacen pan o venden sus creaciones.

Las encuentras en todas las profesiones.

Algunas se reúnen en las noches de luna nueva alrededor de la hoguera, otras se inventan rituales en su casa y ponen velas.

¿Y sabes por qué?

Porque no tienen miedo.

Danzan y cantan honrando e invocando a las ancestras que injustamente murieron.

Alzan su voz para despertar a las mujeres que aún sufren el hechizo de siglos de represión.

Se susurran conjuros de amor propio, los pasan de unas a otras y los graban en sus móviles.

Brujas, magas y hechiceras que recorren las cuatro direcciones sanando al mundo con sus dones.

¿Bruja?

¡OJALÁ!

 

@chibiguardians #chibiguia #alessandramourachii @portaljapon

#brujas #agenda2021 #agenda2022 #agendaperpetua #agendabrujas #wicca #aura #reiki #emociones #glastonbury #chikung #aikido #brujaazul #chakras #sailors

 

 

 

 

Publicado en brujas, Glastonbury, reiki

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.